Muchos son los cambios que se están produciendo en nuestras vidas en estos últimos 10 meses, no solo en España sino a nivel mundial.

Lo que podíamos denominar “Era Covid” ha traído y sigue trayendo nuevas formas de pensar, sentir y vivir la vida.

Para algunos ha traído dolor por la desaparición de familiares y amigos; desde CASAS KUBERA les damos nuestro más sincero pesar y apoyo emocional; para otros ha traído cambios en su vida laboral, también oportunidades de nuevos negocios y empleos para los más emprendedores y muchos se han planteado una forma de vivir diferente. Pero lo que queda patente es que a todos nos ha cambiado en algún aspecto de nuestras vidas.

En una sociedad que lleva demasiados años fomentando la vida en las ciudades, como si no hubiera otras posibilidades, con el confinamiento muchos han visto derrumbarse sus creencias. Han pasado de pensar que vivían seguros en sus pisos, que disponían de libertad y de que era indispensable vivir cerca de su trabajo, a sufrirlo como una prisión en la que muchos, y peor aún si tienen hijos menores, no han podido sentir apenas los rayos del sol, causando todo ello mucha angustia.

viviendo en el campo

 

En CASAS KUBERA estos últimos meses estamos trabajando más que nunca, estamos teniendo muchas consultas y visitas en nuestra Exposición, de clientes que han decidido un cambio de estilo y de ritmo de vida. Quieren dejar su lugar de residencia en la ciudad y desean vivir en el campo. Quieren construirse su casa en una parcela o en una finca para poder disfrutar de la Naturaleza, sentirse libres y que sus hijos puedan jugar y disfrutar en el campo.

Muchos también están motivados porque, entre otras cosas, su trabajo lo están ejerciendo desde casa y no necesitan desplazarse a ninguna oficina o lugar físico y esto gracias a la tecnología, a Internet y a que podemos comunicarnos a través de Zoom o de cualquiera de las diversas aplicaciones de software de videoconferencias. Por ello, muchos de nuestros clientes están destinando a oficina una de las habitaciones de su futura vivienda y generalmente eligen lugares luminosos y con las mejores vistas para poder disfrutar mientras trabajan.

Y es que, sin ninguna duda, muchos son los beneficios de vivir en el campo. Para empezar, nos alejamos del estrés y de la contaminación acústica y ambiental de la ciudad, lo que ya nos ofrece más tranquilidad en nuestras vidas.

Todos hemos oído alguna vez que estar en contacto con la Naturaleza es bueno para la salud y muchos son los estudios que se han llevado a cabo para demostrar sus beneficios, tanto para la salud física como la mental.

Gretchen C. Daily, coautora de uno de dichos estudios señala que “la experiencia de la Naturaleza se asocia con un aumento de la felicidad, el compromiso social, la capacidad de gestión de las tareas de la vida y la disminución de la angustia mental” y añade: “la experiencia de la naturaleza está vinculada a la mejora del funcionamiento cognitivo, la memoria, la atención, la imaginación y la creatividad y el rendimiento escolar de los niños. Estos vínculos abarcan muchas dimensiones de la experiencia humana e incluyen un mayor sentido del significado y el propósito en la vida”.

Muchos hemos sentido alguna vez el impulso de tocar la tierra, de plantar y abrazar un árbol y es que existen terapias con árboles porque se ha comprobado que entre otros beneficios fortalecen nuestro sistema nervioso, mejoran la circulación, nos dan serenidad, tranquilizan nuestras emociones y un largo etc.

Y si hablamos de los beneficios del sol haríamos este post demasiado extenso así que solo hacer referencia a que es la fuente indispensable para generar vitamina D y que tiene cientos de propiedades terapéuticas.

¡Desde CASAS KUBERA os animamos a que paséis el mayor tiempo posible en contacto con la Naturaleza!

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO