Hoy vamos a responder a otra de las preguntas que más nos formulan los clientes que vienen a visitar las casas en nuestra Exposición “CASAS KUBERA” en Alcorcón, relacionado con los estudios geotécnicos.

Muchos tienen la duda sobre la obligatoriedad de realizar un estudio geotécnico del terreno sobre el que le vamos a construir su vivienda y otros ni siquiera han oído hablar del tema, así que en este post vamos a informar y a despejar las dudas a todos ellos.

Uno de los factores que más va a afectar a la construcción de nuestra vivienda es el tipo de suelo. Los mejores terrenos para construir son los llamados Cohesivos, que son terrenos que presentan una alta resistencia. Los terrenos cohesivos de roca son los más duros y son muy buenos para la construcción porque los cimientos deben apoyarse en terreno duro para su estabilidad ya que la cimentación se inserta en el terreno hasta encontrar un sustrato resistente en el que sustentarse y en este tipo de terrenos este sustrato está a muy poca profundidad. Pero por otro lado la excavación a realizar será más difícil y más cara y por lo tanto habría que prescindir de hacer sótanos y garaje.

Otro tipo de terreno cohesivo son los granulares y arcillosos que también soportan bien la construcción que vamos a realizar.

Después están los terrenos Sin Cohesión que son los que se componen de gravas y arenas. Es un suelo de menor resistencia pero si se encuentran bien compactados puede constituir una base para la cimentación. Es importante para cimentar que este suelo esté encima de un sustrato más duro.

Cimentación vivienda cavity

En el Código Técnico de la Edificación (CTE) se define el estudio geotécnico como el compendio de información cuantificada en cuanto a las características del terreno en relación con el tipo de edificio previsto y el entorno donde se ubica, que es necesaria para proceder al análisis y dimensionado de las cimentaciones.

El CTE indica explícitamente la obligatoriedad de realizar un estudio geológico para las obras de edificación excepto las que cumplan las siguientes cinco condiciones:

  • Que sea una edificación técnicamente sencilla
  • Que sea una edificación de escasa entidad constructiva
  • Que sea una edificación de una sola planta
  • Que no tenga carácter público o residencial
  • Que no pueda afectar a la seguridad de las personas.

Como nuestra vivienda tiene carácter residencial queda clara la obligatoriedad de hacer el estudio geotécnico del terreno.

Para hacer los estudios geotécnicos no es obligatorio hacer un levantamiento topográfico pero sí que es recomendable para poder situar con precisión la casa en el terreno, pero sí sería indispensable en caso de tener una parcela irregular o con una pendiente muy fuerte.

Para realizar el estudio geotécnico, los ensayos más comunes en cualquier proyecto son:

– Sondeos para determinar el tipo de terreno

– Calicatas , que son zanjas de una profundidad de entre 3 y 4 metros y de anchura entre 0,5 y 1 metro.

– Penetrómetros, que sirven para estimar la resistencia a la penetración del terreno. En esta fase es fundamental definir con la mayor exactitud posible la profundidad, características y extensión del agua subterránea existente en la zona, si la hubiera. Este es el factor más importante en los estudios geotécnicos.

– Ensayos de Laboratorio para definir las propiedades del terreno, así como las características del agua en caso de que haya.

Estos ensayos entre otras cosas estudian la humedad natural, la permeabilidad, la granulometría, la expansividad para arcillas y otros suelos arcillosos,  resistencia a compresión simple que da el valor de la carga última del suelo, etc.

Con los datos de campo y del laboratorio el paso final es la redacción del informe geotécnico final en el que se recoge el contexto geológico del terreno, las propiedades geotécnicas de los materiales y las recomendaciones de diseño y constructivas.